Monterrey ganó 1-0, pero dejó con vida a Cruz Azul

Monterrey ganó 1-0, pero dejó con vida a Cruz Azul

CDMX a 6 de Diciembre de 2018.- Pese a un claro dominio de los Rayados, un solitario gol de Rodolfo Pizarro a los tres minutos de juego dio la victoria al Monterrey por 1-0 sobre Cruz Azul en el duelo semifinal de ida, disputado en la capital neoleonesa, donde la Pandilla, a pesar del triunfo, dejó con vida al líder general, que con una victoria 1-0 en el Azteca avanzaría a la final del futbol mexicano.

Un primer tiempo de dominio regiomontano, cuadro que tras superar la presión alta que ejerció Cruz Azul se acomodó en la cancha y entre el humo excesivo que cubría a ésta, se puso al frente en el marcador con “gol de vestidor”, en un descuido defensivo de los visitantes que concretó Rodolfo Pizarro para el 1-0.

La jugada se originó por el costado derecho, donde el colombiano Dorlan Pavón intentó centrar, pero la barrida defensiva dejó el balón a la deriva, lo que aprovechó el delantero del Monterrey para recuperar y, ante la complacencia de la zaga, centró medido a la cabeza de Pizarro, quien parado remató con la para vencer a Jesús Corona al minuto tres.

El gol en contra descontroló al conjunto visitante, que lució vulnerable ante la rápida circulación del esférico que implementó La Pandilla y al minuto seis de acción generó otra llegada de peligro, que inició desde la salida con José María Basanta y culminó con un servicio de Carlos Rodríguez que no alcanzó a rematar Rogelio Funes Mori.

Cruz Azul nunca encontró el juego de conjunto que lo llevó a terminar en el liderato general del torneo Apertura 2018, en parte debido a que los Rayados salieron con determinación a presionar al rival y quitarle la pelota en todas partes del campo, con relevos defensivos, además de que Cruz Azul no salió en su mejor noche.

Un remate fallido de Jesús Gallardo, quien estuvo muy activo a la ofensiva, y un potente tiro libre de Pavón por arriba eran otros avisos del equipo local sobre el equipo cementero, que hasta el minuto 18 tuvo su primera y única llegada en el primer tiempo, cuando Elías Hernández remató un largo servicio que el portero Marcelo Barovero desvió a tiro de esquina.

Los celestes calmaron el vendaval norteño con un control de balón efímero, pero también quedaron expuestos a perder alguna pelota y arriesgarse a una contra, como la que generó un mano a mano de Jesús Corona ante el argentino Rogelio Funes Mori, que ganó el arquero azul con una barrida providencial al filo del reglamento.

Ya para finalizar la parte inicial, Pizarro mandó otro disparo tras jugada personal y Funes Mori fue ubicado en fuera de juego, cuando se ponía de frente a la portería capitalina.

Para el complemento, el encuentro mantuvo la misma fórmula con Monterrey dominando territorialmente, lo que metió en apuros al Cruz Azul cuando un disparo rebotado de Pavón, lo aprovechó el mismo colombiano para centrar medido a Gallardo, que en vez de fusilar, trató de habilitar a Pizarro y Julio Cata Domínguez alcanzó a cortar para saque de esquina.

Ante el asedio regiomontano sobre la meta cementera, la defensa alcanzó a rechazar al centro, donde a la altura de la media luna el balón lo prendió de zurda Gallardo, pero Corona muy atento congeló el peligro, en lapsos del juego donde los celestes intentaron equilibrar las acciones con más ganas que futbol y lejos del nivel mostrado a lo largo de la temporada.

Incluso, los visitantes dieron visos de desesperación, tanto Pablo Aguilar, quien codeó a Carlos Rodríguez que aguantó la doble agresión del paraguayo; como una fuerte entrada de Adrián Aldrete sobre Pizarro que ameritaban tarjeta preventiva, que no mostró el silbante César Ramos, quien también perdonó al principio una clara amonestación a Martín Cauteruccio por colgarse de Basanta.

Las tarjetas amarrillas por fin aparecieron sobre Roberto Alvarado y al propio Caute por reiteración de faltas, momentos en que curiosamente La Máquina pudo llegar con peligro a la meta regia, con un balón por arriba que el portero Barovero tardó, pero finalmente controló, además de una diagonal desde la línea de fondo tras un desborde de Alvarado, que también se quedó el guardameta del Monterrey.

Al 71’, Funes Mori casi marca otro golazo de bandera como el que le anotó al Santos, cuando en un servicio de Gallardo por la izquierda, el delantero argentino controló con el pecho y remató de volea con la zurda, pero el balón salió abierto de la portería azul, en otro arribo del Monterrey que no dejaba de presionar en busca del segundo tanto.

Cruz Azul, pese a los ingresos de Ángel Mena y Milton Caraglio, por Elías Hernández y Édgar Méndez no cambió su pobre funcionamiento y se salvaron del segundo gol, cuando Funes Mori sacó un zurdazo a la base del poste que alcanzó a arañar Corona. Ahora, Cruz Azul necesita ganar por la mínima diferencia, pero en caso de recibir un gol, tendría que marcar tres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *