La Orquesta Sinfónica Nacional hará el estreno mundial de la cantata La santa furia. Oratorio a Bartolomé de las Casas

CDMX a 22 de Febrero de 2018.- Considerada como una obra atípica, La santa furia. Oratorio a Bartolomé de las Casas, del compositor mexicano César Tort (1925-2015), se escuchará por primera vez este viernes 23 de febrero a las 20:00 y el domingo 25 a las 12:15 en el Palacio de Bellas Artes, a cargo de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), bajo la dirección del maestro huésped José Luis Castillo.

Este será el inicio de la temporada 2018 de la OSN, una gran agrupación, expresó el director huésped, con la que me unen estrechos lazos, ha sido una relación muy fructífera. Este primer programa del año representa un proyecto sinfónico ambicioso y de gran envergadura, será prácticamente un concierto-espectáculo, puesto que es una cantata que, hasta cierto punto, el maestro Tort tenía pensado tuviera algunas partes dramatizadas.

La santa furia. Oratorio a Bartolomé de las Casas está compuesta por los pasajes Canto a la raza profunda, Las cosas indianas, Vocación, El mundo y Génesis (El Nuevo Mundo) y es un estreno mundial que forma parte del Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales del Fonca.

Para llevar a cabo este espectáculo sinfónico se ha invitado a un amplio elenco de creativos, elegido entre lo más destacado del panorama artístico mexicano: el escritor Mardonio Carballo (narrador), los cantantes Óscar Velázquez (Bartolomé de las Casas), Violeta Dávalos (mujer india), Sergio Meneses (obispo español) y Luis Rodarte (militar español), así como el cuarteto de voces solistas: Graciela Díaz (soprano), Norma Vargas (mezzosoprano), Mauricio Esquivel (tenor) y Edgar Gil (barítono), además de Abril Lara (bailarina) y Ángel Ruz (paje indio).

También participará un coro de grandes proporciones formado por el grupo Solistas Ensamble del Instituto Nacional de Bellas Artes, que dirige el maestro Christian Gohmer, el Ensamble Vocal de Solistas del Conservatorio Nacional de Música, dirigido por Germán Tort, y el Coro de la Secretaría de la Marina-Armada de México, bajo la dirección del teniente de fragata Roberto Santos.

También formarán parte del gran coro el Ensamble Escénico Vocal del Sistema Nacional de Fomento Musical (SNFM) que coordina Sonia Sosa, el Octeto Vocal del Coro Sinfónico del SNFM a cargo del maestro Alejandro León y el Coro de la Secretaría de la Defensa Nacional, al mando del teniente músico Héctor Silva.

Un orgullo dar a conocer obras de compositores mexicanos: Castillo

El actual director de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, José Luis Castillo, calificó esta obra como “atípica”:  Es una pieza que ya todos los involucrados en el montaje queríamos hacer desde hace tiempo y me honra que me hayan invitado a participar en ella. Es una obra de grandes requerimientos y retos para todos los participantes.

“Debo decir que me llena de orgullo colaborar en dar a conocer música de creadores mexicanos que fácilmente pueden quedar en el olvido si no ponemos ganas e ilusiones cada uno de los participantes, y esta vez de la mano de César Tort, quien ha puesto un gran empeño para que este gran fresco, este gran mural basado en la misión de Fray Bartolomé de las Casas, llegue a los oídos del público mexicano”, destacó Castillo.

La obra es una composición del maestro poblano César Tort Oropeza, generalmente reconocido por su lucha y grandes aportes a la educación musical, en la que fue pionero en México, y que cuenta con una amplia producción en el ámbito de la composición.

Tort inició este oratorio en 1994 como una obra sinfónico-vocal y uno de sus proyectos más ambiciosos, de tal forma que los últimos toques se los dio en 2015, poco antes de fallecimiento.

La santa furia se trata de un oratorio en el que el compositor, fiel a su interés por los temas históricos mexicanos, tiene como protagonista central a fray Bartolomé de las Casas, personaje cuyo perfil biográfico y situación histórica siempre le interesaron particularmente al autor.

La lectura del texto permite descubrir datos interesantes, por ejemplo, el hecho de que, si bien el elemento religioso del conflicto no ha sido descartado, se da más importancia a las ramificaciones políticas y sociales de la conquista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: