“Esto es ya una final entre dos, el tercero se desfondó”: Ricardo Anaya

CDMX a 19 de Febrero de 2018.- Al convertirse formalmente en el candidato presidencial de la alianza Por México al Frente, Ricardo Anaya, aseguró, desde ahora, que la disputa final está entre él y Andrés Manuel López Obrador, porque el PRI “ya está en muy lejano tercer lugar, y ya va de salida”.

Afirmó que “el dinosaurio moribundo nos da dentelladas y coletazos, pero no me van a doblegar, a esta alianza no la van a vencer”, vaticinó.

En el Auditorio Nacional, Anaya dijo que quiere y va a ser Presidente “para encabezar el cambio que México necesita. Estoy listo para ser presidente. Juntos vamos a hacer el cambio”, dijo a sus simpatizantes de aquellos tres partidos políticos.

Anaya, en un discurso de una hora de duración, sostuvo que el cambio en México es un hecho, eso ya nadie lo duda, pero tendrá que ser entre el que propone “ideas a la antigüita, ideas viejas que no han funcionado y que impulsa ya saben quién, y otro que es inteligente, de avanzada, de coalición, porque hoy en día ya nadie puede gobernar solo”.

“Ya nada más faltan cuatro meses para que ganemos la elección y nueve para tomar posesión e iniciar una transformación profunda de este país”, advirtió.

Caificó a la corrupción, la inseguridad y la desigualdad y pobreza como “los tres tumores de un cáncer que hay que extirpar ya”. Sin mencionarlo por su nombre, sino únicamente como ahora se le dice, el “ya sabes quién”, el panista subrayó que México “no necesita un mesías con ínfulas de perdonavidas”, sino la aplicación inequívoca de la ley.

“Voy a terminar con el pacto de impunidad. No habrá venganza, pero sí justicia, y quién la haya hecho, la tendrá que pagar”.

En relación al gobierno federal en funciones, el abanderado de la alianza Por México al Frente dijo que “hoy el país no camina por el rumbo correcto. Está sitiado por la corrupción y hay zozobra, porque hay tempestad, y no hay rumbo, porque no hay capitán”, finalizó.

-No hubo ruptura y el candidato se vio entre azules, amarillos y naranjas

El panista Ricarso Anaya llegó a su cita con la candiatura una hora y media tarde. La demora en su investidura permitió ver el heterogéneo grupo que se ha alineado detrás de su aspiración presidencial.

Por un lado, los naranjas de Movimiento Ciudadano siguen siendo el punto medio. La dirigencia y los militantes parecen ajenos a las vicisitudes que la unión de derecha e izquierda han provocado.

Los blanquiazules sacaron a relucir su proverbial cohesión interna. Un anunciado choque de trenes entre Javier Corral y Anaya no sólo no se dio, sino que el candidato se dio el lujo de presumir la presencia del gobernador de Chihuahua.

Destacó la molestia de los panistas por la demora en el evento (algo común en las actividades perredistas), aunque esto se compensó cuando el aplausómetro, cuando hablaba Anaya, era hecho saltar por las palmas de los perredistas.

Los perredistas, en tanto, llegaron luego de una madrugada en la que, como en los años previos al Frente, repartieron las candidaturas con algunas dificultades… con porrazos y agresiones físicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: