Encrucijada para Arabia Saudita en reunión de OPEP

Riad, 30 nov (PL) Arabia Saudita enfrentará una encrucijada durante la venidera reunión con los integrantes de OPEP y no OPEP, al tener que decidir entre dos opciones que a juicio de expertos ninguna le ofrece seguridad.

 

En ese encuentro previsto para los días 6 y 7 de diciembre, Arabia Saudita se encontrará en la disyuntiva de reducir producción para defender precios o permitir que los precios caigan para proteger la participación de mercado, según valoran analistas de este tema.

En un caso, el ministro saudita de Energía, Khalid al-Falih, tratará de convencer a los demas participantes en esa reunión de aplicar de manera conjunta recortes en el bombeo para evitar otra caída en los precios el próximo año como ocurrió en 2014. Los futuros de Brent para enero ya bajaron un tercio en comparación con octubre y los operadores pronostican más descenso por exceso de oferta en 2019.

En opinión de los analistas, la perspectiva del mercado semeja la de hace tres años, con un aumento en la producción de Estados Unidos a partir de esquistos, mientras se reduce el consumo en la medida que la economía global se tambalea.

Pero para el caso saudita, la situación resulta aún más difícil, porque sus reservas internacionales disminuyeron a poco más de 500 mil millones desde los casi 750 mil millones de junio de 2014.

El reino no puede permitirse otra caída en los ingresos de su principal rubro lo que sugiere recortes de extracción y producción a la vez que convencer a sus colegas de OPEP y no OPEP para que compartan la carga.

Al mismo tiempo, esa reducción influirá en reacciones políticas de su aliado Estados Unidos, en tanto que el presidente Donald Trump presiona para bajar el precio del barril.

En noviembre de 2014, Riad optó por mantener la producción y los precios bajaron de manera ostensible, lo que detuvo el auge de la producción norteamericana, sufrieron sus finanzas y la economía cayó en recesión.

Dos años más tarde, redujo bombeo, se recuperaron los precios, se estabilizaron las finanzas internas y la economía del reino, aunque se reavivó la extracción de Norteamérica y el reino perdió participación en el mercado petrolero.

Ahora, los sauditas deben evitar a cualquier coste otra caída, en aras de mantener altos sus ingresos y reactivar su economía en recesión.

El ministro Falih adelantó que están listos para recortar el bombeo, pero solo en conjunto con otros productores.

‘Vamos a hacer lo que sea necesario, pero solo si actuamos juntos como un grupo de 25’, precisó en referencia a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y no OPEP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *