A veces hay cosas que no se pueden comunicar con palabras y por medio del arte se pueden sacar y transformarse en algo bello: Carolina Pimentel

CDMX a 24 de Febrero de 2018.- La actriz y titiritera Carolina Pimentel ofrecerá el taller de capacitación Construcción y animación de máscaras-marionetas el próximo viernes 23 de febrero, de 13:00 a 18:00, en el Salón de Escenografía del Centro Cultural del Bosque, dentro de las actividades culturales organizadas entre el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y la Comisión Nacional de Seguridad.

La maestra Pimentel es una destacada exponente del arte de las marionetas, egresada de la Escuela Nacional de Arte Teatral del INBA y formada por especialistas de diversas partes del mundo.  Realizó una especialización en teatro de calle en el seminario Tres Peldaños al sol, impartido por Bruno Bert en 2012 en el Centro Nacional de las Artes. En ese mismo año fundó el grupo La Quinta Teatro del cual forma parte actualmente.

Carolina Pimentel explicó que el taller que ofrecerá en esta ocasión será para el personal de la Comisión Nacional de Seguridad que va a trabajar en los diversos Centros Federales de Readaptación Social (Ceferesos) con que cuenta esta institución, por lo que será una recreación de marionetas express. “Primero haremos varias dinámicas de integración y se hará una adecuación de los materiales con que trabajo, porque algunos de ellos no son permitidos en los centros penitenciarios”.

“Lo que haremos será trabajar con vendas de yeso para tener una estructura rígida que será la cara de la marioneta y, posteriormente, se va a decorar para que surja un personaje. Después impartiré algunos principios de animación de títeres para que los alumnos aprendan cómo una máscara puede respirar, mirar y generar ficción”, dijo.

La gente que hará la máscara va a prestarle vida al personaje y partiremos de un trabajo que aprendimos de la compañía Sin Palabras, la cual hizo un estudio sobre la identidad de la persona que construye, afirmó. “Es la primera vez que este taller se adapta a las condiciones del público que lo va a recibir, pero tomo el modelo de mi compañera Lorena Trigos que hace este mismo trabajo con migrantes donde ellos plasman en dibujos lo que sienten y pueden transmitir su identidad a quien lo mira”.

“Es una forma de comunicación inconsciente, a veces hay cosas que no se pueden comunicar con palabras y por medio del arte se pueden sacar y transformarse en algo bello. Es como un arte-terapia, una manera de materializar cosas intangibles y una forma más amable de compatir todo lo que uno trae dentro, incluso hasta algo íntimo. Las marionetas nos invitan a contemplar la realidad que nos rodea e invitan a la escucha, algo que hace mucha falta”, dijo la titiritera.

Recordó que anteriormente ya había ofrecido una función en Santa Martha Acatitla. El ambiente era muy pesado, había una atmósfera de violencia y la obra generó un rechazo generalizado pero, al final, el público quería formar parte de lo que estaba viendo.  Y ahora con el taller espero que los participantes puedan encontrar una manera de expresión distinta.

“El arte nos ayuda a conocernos a nosotros mismos y la experiencia del taller puede dar pequeñas opciones para relacionarnos de otra manera. Si aprendiéramos a relacionarnos primero con nosotros mismos, el aprendizaje sería menos violento y en ello la marioneta es como una representación y funciona porque es otro camino para enfrentarse a nosotros mismos”.

Carolina Pimentel ha coordinado por cuatro años el Laboratorio callejeante de teatro, proyecto de investigación escénica en calle desarrollado por el grupo La Quinta Teatro con apoyo del Programa de Apoyo a la Docencia, Investigación y Difusión de las Artes (PADID). Ha sido beneficiaria en dos ocasiones por el Programa de Creadores Escénicos del Fonca con los proyectos Desarrollo, técnica y música para teatro de títeres en calle y Especialización en construcción y manipulación de títeres de gran formato.

Recientemente participó en el Laboratorio Plan B organizado por la compañía Entrée de Secours y el Théatre de Galafronie de Bruselas, Bélgica, en donde se especializó en la creación y manipulación de marionetas a escala humana con material termomodular y el diseño del rostro a través de la técnica de transferencia fotográfica. Como titiritera se ha formado con los maestros Emanuel Márquez, Iker Vicente, Edwin Salas, Julia Sigliano (Argentina), Alain Lecucq (Francia), Robert Poulter (Inglaterra), Natacha Belova (Rusia), Noémie Vincart y Michel Villée (Bélgica).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: